El universo y la moda

Pasamos por unos tiempos raros, difíciles, de cambio. Bajan las bolsas pero el saberse vestir en este mundo caótico sigue subiendo. Hay mucha incertidumbre, pero la moda sigue ahí. Grandiosa y lujosa, y con esos espacios algo oscuros que llamamos low cost con los que tenemos que convivir. En el mundo imperfecto que se encuentra entre los bajos precios y el lujo creo que todos o casi todos podemos crecer. Porque lo distinto y lo complejo son atributos de la moda y de la vida.

Yo me siento mucho más cerca de los que pensamos que la moda es algo más que una ganga. Al lado de los que estamos convencidos de que la moda es una ilusión que nos mueve y nos estimula. Una herramienta que nos ayuda a vivir. Pero no puedo vivir, ni vender, ni avanzar sin entusiasmo. No puedo comprender el mundo hoy sin echarme a soñar y pensar en un año mejor. En una temporada distinta, complicada y maravillosamente inspiradora.

El otro día vi en televisión un reportaje científico sobre el Universo de Stephen Hawking. El Universo, decía, es una consecuencia de la imperfección cuyo origen fue un instante en el que la materia y lo inmaterial se unieron en aquel momento grandioso y único del Big Bang.

Me veo sin herramientas para entender esa física que nos hace tan pequeños, pero con armas para luchar por la vida que nos hace tan grandes. Tengo ilusión y un montón de personas a las que quiero y que me quieren. Tengo una cita, un evento y necesito ese traje que me hace sentir única y maravillosa. Es magia. Es el Universo. Es moda.