EQUIPOS

EQUIPOS:

La moda como el fútbol, la arquitectura, y la empresa, es un trabajo en cadena que se fundamenta en una labor de equipo. El proveedor crea la marca, inventa la tendencia. Envía el muestrario al agente que interpreta el estilo, lo adapta y lo da a conocer. La tienda lo expone y lo vende. Y el cliente final lo elige y comparte. Un proceso de toques y pases. Basado en la confianza del eslabón posterior en el anterior. Que si falla en alguna de sus piezas se descompone, se tambalea y se deteriora.

Para que los equipos funcionen, las personas que los componen deben cumplir con su papel y conocer la misión y el magnetismo de la cadena a la cuál pertenecen. A esto se le llama alineación y tiene que ver con el compromiso con una empresa, grande o pequeña, creativa y ordenada en sus procesos y tareas. Con empresas diferentes que compiten sin pensar en destruir al rival si no en hacerse más creíbles y en jugar cada vez y cada día mejor.

El Real Madrid y la Juventus de Turín van a jugar la final de la Champions. Dos grandes equipos deportivos, construidos con el trabajo de muchas personas, el talento de los jugadores y la dirección del entrenador. Me dicen en casa que son dos maneras de entender el fútbol. Una creativa y otra ordenada. Una mágica, con la elegancia de Zidane al frente. ¡Me gusta Zidane! Otra imbatible con un gran portero, Buffon, se llama.

Vivimos una época de incertidumbre en el futuro de los puestos de trabajo. Las máquinas nos amenazan con sustituir a las personas. Pero las máquinas no podrán con las personas porque son incapaces de sustituir a los equipos. La maquinaria de los madridistas y los italianos funcionará a tope en la final europea. Serán deportistas, no robots ni ordenadores los que nos harán vibrar con su manera de entender el esfuerzo por la victoria y la pasión por las personas. Los equipos y un toque de elegancia al frente. Es la moda.